José Luis, escuchar desde el corazón

José Luis Cánovas tenía cinco años el primer día que su padre le llamó y no se dio la vuelta. No era rebeldía, José Luis se estaba quedando sordo. A pesar de su corta edad, pudo aprender a hablar, lo que le ha ayudado mucho en su puesto de trabajo.

José Luis es el encargado de poner en contacto a los trabajadores con sordera total con el resto de sus compañeros en la plataforma de gestión documental donde trabaja perteneciente a la División de Customer Services de ILUNION. José Luis, utiliza la Lengua de Signos para comunicarse con otras personas sordas y también puede establecer una comunicación fluida con oyentes. Utiliza un teléfono adaptado donde atiende llamadas en su centro de trabajo. Ahora la preocupación de José Luis y su mujer es su hija Alba de 6 meses. Los problemas de audición de ambos les impiden oír si su bebé llora.

No han conseguido ningún aparato que les pueda avisar de que su pequeña está llorando, así que no les queda más remedio que perder horas de sueño y tirar de ingenio y de la ayuda de un receptor de sonido casero con un sistema de aviso por luz, que les ha adaptado su cuñado.

José Luis Cánovas, trabajador de ILUNION, grupo empresarial de la ONCE y su Fundación ONCE. COLABORA con la Fundación ONCE, empleo, accesibilidad